Google+ Followers

domingo, 17 de mayo de 2015

¿QUÉ DEBO HACER PARA SER SALVO?



Esta pregunta fue hecha por el carcelero de la ciudad de Filipos, siglo I d.C, al apóstol Pablo y a  Silas, su acompañante en el ministerio, Así está escrito en Hechos 16:30-31

30. Señores ¿qué debo hacer para ser salvo?
31. Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

32. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.
33. Y él, tomándoles en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.
34. y llevándoles a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios”

Lo más importante para Dios es que todos seamos salvos. Jesucristo dijo:
“Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”. “De que le sirve al hombre ganar el mundo y perder su alma. O que dará el hombre a cambio de su alma”

Hay algunos principios a tener en cuenta para creer en Cristo.

1-Dios nos ama
En Juan 3:16 dice así:
“Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”

La pregunta que surge es: ¿Por qué no podemos experimentar este amor de Dios en nuestras vidas?

2-Porque somos pecadores.
“Porque todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23
“No hay justo, ni aún uno. No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios” Romanos 3:10-11

¿Cuál es la solución a este problema?

3- Jesucristo es la única solución

¿Por qué Jesucristo?

Porque él murió en nuestro lugar
“Más Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Porque él resucitó
Este es el evangelio o buenas noticias y se resume en las palabras escritas por el apóstol Pablo:
“Este es el evangelio que asimismo recibí, que Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, resucitó al tercer día conforme a las Escrituras, apareció a Cefas, y después a los doce y después a más de quinientas personas…” I Corintios 15:3-5

Todo esto es lo que Jesucristo hizo por nosotros. Ahora la pregunta que surge es: ¿Qué debemos hacer nosotros?

4- Debemos, reconocer que somos pecadores, arrepentirnos y recibir a Jesucristo como Señor y  Salvador para conocer y experimentar el amor y el plan de Dios

Debemos recibir a Cristo
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Juan 1:12

Recibimos a Cristo mediante la fe
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9

¿Cómo recibimos a Jesucristo?
Recibimos a Cristo por medio de una invitación personal
El te dice: “He aquí yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él” Apocalipsis 3:20

La siguiente oración se sugiere como guía:
Señor Jesucristo: Gracias porque me amas y entiendo que te necesito. Gracias porque moriste en la cruz  por todos mis pecados. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Señor y Salvador. Haz de mí la persona que tú quieres que sea. Gracias por perdonar mis pecados y darme la vida eterna.” Amen

Esta oración es una guía para una persona que no sabe cómo pedirle a Cristo que entre a su vida.
Nunca hay que sacarla del contexto, es decir sin la debida presentación previa del evangelio. Significa que la persona se arrepiente de sus pecados y que ahora tiene un nuevo amo, que es el Señor Jesucristo, al cual va a obedecer.

LAS PRIMERAS EVIDENCIAS DE QUE UNA PERSONA SE CONVIRTIÓ EN CRISTIANA.

Una vida de fe le capacitará para confiar a Dios cada vez más todo detalle de su vida y para practicar lo siguiente.

Converse con Dios en oración diariamente. (Juan 15:7)
Recurra a la Biblia estudiándola diariamente. (Hechos 17:11)
Concurra a una iglesia donde Jesucristo sea el centro de la predicación y la doctrina cristiana. (Hebreos 10:25)
Testifique otros de Cristo verbalmente y con su vida. (Mateo 4:19 y Juan 15:8)
Obedezca a Dios momento a momento. (Juan 14:21)

Y recuerda que Jesucristo nunca te abandonará porque Él dijo: "No te desampararé, ni te dejaré" (Hebreos 13: 5)

Bendiciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario